lunes, 8 de abril de 2013

34. ANGUIANO



Me remiten (31 mr 2013) desde el pueblo de los famosos danzantes sobre zancos una Obra de Arte conseguida con un hábil cambio de escala en la edificación salteada de sus casas y un uso variado del color y de los materiales de las fachadas. Por si no fuera suficiente, por el fondo asoma una casa que prefiere la cumbrera perpendicular a fachada, como es propio en las casas del norte o de nuestros chalets, en vez de la habitual cumbrera paralela, lo que hace que la Obra gane en singularidad. Unas notas bajas de arquitectura agrícola tradicional enraízan este logro del Feísmo con nuestra tradición.