domingo, 18 de junio de 2017

51. LARDERO (1)



Aunque el juego brusco de luces y sombras y la atrevida composición de diagonales nos pudiera despistar un poco pensando que se trata de una Obra de Galería de Arte de verdad y no de Fella es la Rioja, si acomodamos la vista a la luz y entramos en detalles nos percataremos enseguida de lo acertado de su ubicación en nuestra colección. Ahí están sin ir más lejos y de izquierda a derecha, el juego de amarillos en torno a la primera ventana, la armonía del zócalo y el voladizo en forropiedra sobre el portón del garaje de la segunda casa o su ordenada composición de huecos, la señal de tráfico pegada a la fachada, la continuidad de la alineación, la medianera, etc., todo ello sobre uno de los elementos más exitosos de la fealdad en las calles: el de los pasos elevados para la conducción haciendo el rana. (Nótese que el paso elevado nos devuelve a la primera ventana, y que mejor entrega imposible). En definitiva, un trozo de calle muy apañadico. 

(foto remitida por Mónica Yoldi)