martes, 25 de junio de 2013

112. LOGROÑO. EDIFICIO ONIX



Recuerdo un día lejano en que íbamos unos cuantos arquitectos en coche con Luis Vicente Elías por entre algunos grandes bloques de viviendas de las afueras de Barcelona, y se le ocurrió decir que en cada uno de esos bloques vivía tanta gente como en todo el Camero Viejo. Me viene al recuerdo ese divertido comentario del gran amante de La Rioja que es Luisvi porque si les sirve de consuelo a los de Ribafrecha o a los de cualquier otro pueblo igualmente feo de La Rioja, también se puede decir sin mucho margen de error que en la negrura de este desproporcionado bloque de viviendas (!) de Logroño sin ventanas, tejado, ni puerta, se acumula tanta negra fealdad como la de todo su pueblo.