jueves, 11 de julio de 2013

125. UVAS DE REGADIO, HARO



Cuando echar agua al vino pasó a la historia (más que nada porque el agua de boca se puso casi tan cara como el vino) aquí en la Rioja inventamos lo de echar agua (de riego, claro, mucho más barata) a las viñas. Vade retro, dijeron las istituciones que velan por la "calidad y tradición del rioja", y en vez del goteo se aprobó alambreo (lo de poner las viñas como en Alemania). Pero a los escultores de rotondas y fuentes se ve que no les afectó la normativa y que aún persisten en la idea de regar las uvas. Lo vimos ayer en la rotonda sin coches de Fuenmayor y lo vemos hoy en esta otra rotonda de Haro, salida a Casalarreina, donde el agua surge pulverizada por entre los granos y los riega y da brillo y esplendor de una forma sutil y delicada para evitar que pensemos que ese racimo está muerto y expuesto como en un velatorio sobre un catalfalco que no casa muy bien con la forma de la rotonda pero que da igual porque para eso está la señal de tráfico. También pudiera pensarse que se trata de un remolque de uva en un día de lluvia que no ha visto la rotonda y ha tirado por en medio, pero para mí que tiene más que ver con la polémica del riego. Sea como fuere, fonita es un rato y en FLR le hacemos un hueco. Faltaría más.