domingo, 14 de julio de 2013

128. HARO, TIERRA ABIERTA



Uno de los problemas de que sea abra la tierra es que de sus entrañas salga el diablo entre vapores de azufre confundiendo a la buena gente. Pero gracias a un Jodierno persistente que no se conforma  con haber abierto nuestra tierra por Calahorra, Nájera, Santo Domingo y Alfaro, ahora también se han hecho obras de apertura y mucho jasto en Haro, dejándolo todo como nuevo. Los muchos turistas que acuden al acontecimiento parecen estar de acuerdo en que lo más diabólico de todo es la restauración del Palacio Paternina y la urbanización y decoro del fermoso rincón por donde se accede a la farmosa Herradura. Y además de bonito útil, porque según explicaron a FLR, decano de la prensa de la fealdad, el diseño de la medianera no sólo sirve como discreta papelera sino que los borrachos que salen de la Herradura ya lo vienen usando como rocódromo dando vivas al arquitecto que se le ocurrió.

Los ferdaderos aficionados a la fellaldad pueden recrearse en los detalles de la integración del arte gráfico en fachadas...


... con el abundante acero oxidado en la fachada del en otro tiempo "palacio"...


... o con la alejría de la escultura figurativa alusiva a la batalla del vino.


Una pena que Haro no pueda presentarse a "mejor pueblo riojano" por ser ciudad (!), y es que sólo con esta obra maestra se lo hubiera llevado de calle.