miércoles, 7 de agosto de 2013

149. HARO. La rotonda de todas las rotondas



Todo lo visto hasta ahora por las rotondas de Haro era muy bonito e instructivo, pero la vendimia es trágica como la vida misma y vendimiando vendimiando puedes acabar atrapada entre las vides y pidiéndole vida al cielo -tal y como se desprende de esta parte de la superescultura ubicada en la superrotonda de la zona de las Bodegas. De esta parte, decimos, porque la cosa no se queda ahí. Mirándola desde este otro lado vemos que el hombre no se hace con el caballo y que por el camino ha perdido las piernas y hasta al niño Jesús, porque la vendimia en la zona industriosa de las bodegas también tiene una gran componente familiar.



El tren de la vida, el tren de vida, el del estrés, es el que produce tragedias como esta, como es evidente en aquel otro tren de fuera de la rotonda pero no en fuera del juego escultórico-simbólico, porque como se ve, va para otro lado, en otro sentido que la vendimia tradicional


Con tanto mirar a las jartísticas esculturas o al trenecito del vino no se habrán dado cuenta Vds que también en esta rotonda se están produciendo investigaciones y avances en el cultivo de la vid que darán mucho de que hablar. Agudicen ustedes su vista y vean esos brotes verdes que salen de entre las piedrecillas blancas que pusieron para que no crecieran los hierbajos esos tan malos que tienen costumbre de salir en las rotondas.


Vides bien ustedes que son vides y que darán uvas para que la trajedia de la vendimia rotondera no pare, no pare, no pare. Y que el FLR crezca y crezca y crezca. AMGD.