sábado, 10 de agosto de 2013

152. LOGROÑO. Carretera de Soria. La Rosaleda



Animados por lo bien que nos sentaron los adosados del post anterior, repetimos postre, pero esta vez en la misma capital de La Rioja (LA, cuidado con el género), a donde llegamos felizmente sin control de alcoholemia alguno. Tenemos tantos para elegir y tan bonitos todos, que nos quedamos con este por la gracia de su nombre y las variantes de los tejados que le dan fibra y dinamismo. O porque es el que nos ha salido al abrir la carpeta, que lo mismo da que nos da lo mismo. Lo bueno de la fellaldad es que no exige orden alguno y que nos podemos revolver en ella como en el fango. A cojón de mico, claro está, porque estas casitas no salen gratis. Seguro. Fíjense Vds que tienen tres puertas de entrada a elegir. De izquierda a derecha: la estrecha o individual, la ancha o colectiva y la beige, o de servicio.