domingo, 18 de junio de 2017

166. RÍTMICO



Justo al otro lado de la promoción anterior y en homenaje al nombre de la calle, este otro arquitecto se ha decantado por una gran austeridad de volúmenes, formas y materiales en el frente de fachadas y una repetición rítmica más próxima a nuestra música contemporánea: boom boom boom. El contrapunto lo ponen las farolas rústicas y esa acera testimonial para ir de uno en uno (hasta la farola, claro).