lunes, 2 de septiembre de 2013

174. TIRGO, avituallamiento



Impactados como quedamos ante la obra de arte anterior, vamos directos a reponer fuerzas al Restaurante Mesón Lupe, cuya fachada toda en piedra con bajorrelieves, cremalleras, frontones, taqueado de cornisa y balaustrada casi almenada ofrece un menú completo para nuestro exquisito paladar.

Pero como en la restauración riojana nunca has comido bastante, siempre puedes asomarte a ver la medianera/fachada que ofrece al que viene de Casalarreina con una doble composición moderna de cuadraditos vieneses.



¿Qué todavía nos hemos quedado con hambre y sed de ver más felleza? Pues nos vamos a la fachada de atrás y admiramos el conjunto que forma con esa casa en esquina y los restos de viejos pajares.


Y quien no haya quedado satisfecho, que se vaya a otro blog, que ya le vale su apetito.