miércoles, 11 de septiembre de 2013

183. LARDERO, el milagro de la urbanización



Nada sería lo mismo de lo que vemos sin la cuidada urbanización y la fuentecita del rincón. Lo demás es simple paisaje de fondo, mezcolanzas del azar que nos dejan indiferentes. Habiendo bonitas jardineras, luz eléctrica y fuente para beber, nuestras necesidades físicas y emocionales están más que cubiertas y podemos seguir viendo ovras de jArte por Lardero sin mayor cuidado ni preocupación. jUrbanistas jurbanizadores tengan los pueblos y que el dinero no falte para sus novedosas creaciones.

En planta la cosa es aún peor, lo que pasa es que se ve menos (!). No se me había ocurrido pensar que las filas de adosados se pudieran hacer pareadas, pero en Lardero todo es posible: