martes, 3 de diciembre de 2013

188. HARO al detalle.



Ja ja, me acuerdo mucho de aquel arquitecto que decía que Dios está en los detalles, porque cuando miramos los detalles de la urbanización riojana no hay forma de encontrarlo. Este enjambre de vallas, balaustradas y rejas parece pensado para enfellecer esa bonita composición de farola fernandina y señal de aviso de tortura para la columna vertebral de los ocupantes y de los amortiguadores del coche. De las marafillas del fondo nos ocuparemos en el siguiente. Pero antes posemos otra vez la vista en este conjunto. Vale la pena.